SEMNARIO DE INNOVACION

1 ¿QUE ES UN MOOC?

Un MOOC (Massive Open Online Course) es un Curso On-line, en Abierto y Masivo. Traduciéndolo un poco, lo que quiere decir es que es un curso a distancia, accesible a través de internet donde se puede apuntar cualquier persona y prácticamente sin límite de participantes.

Dicho así,  tampoco parece que sea una gran cosa (de hecho este tipo de cursos existen desde hace tiempo), pero si añadimos que las universidades más prestigiosas del mundo (privadas y públicas) están poniendo sus contenidos en MOOC, pues llama un poco más la atención.

Si además decimos que a todos los que cursen el MOOC se les da un certificado (normalmente lo facilita el profesorado, no la universidad), y que si además pagan una tasa (no en todos los casos) el certificado se lo da la universidad; pues ciertamente abre unas perspectivas interesantes de acceso a formación universitaria, para no universitarios (y posiblemente será una fuente de ingresos extra para la universidad)

Si además decimos que la idea general es que los participantes colaboren, aportando contenidos, creando una red para utilizarla una vez finalizado el curso y que se utilizan conocimiento de la web social (blogs, wikis, redes sociales…..) pues la verdad es que ya uno piensa que va a ser el no va más.

Y eso mismo piensan parte del profesorado y algunas organizaciones, que tener un MOOC es el no va más (a esto se le llama marca personal) y que además, tener muchos MOOC es un objetivo estratégico (por eso alguna organización se lanza a producir MOOC de forma masiva).

https://innovacioneducativa.wordpress.com/2012/12/14/que-es-un-mooc/

Uno de los conceptos que más nos llaman la atención este año y que están “rompiendo moldes” es el de los MOOC (Massive open online courses). ¿Qué ha dicho el experto Michael B. Horn? Brian Warmoth nos lo cuenta desde Education Dive

“El profesorado universitario suele destacar en la investigación, pero no es así en cuanto se refiere a la enseñanza y el aprendizaje”, dice Horn. “No se les incentiva para ello; no es el modelo que se ha construido a su alrededor”

En los nuevos sectores de mercado, la integración de nuevas tecnologías suele ser exitosa porque no están encadenados a viejos y pre-existentes modelos de negocio. En los casos de los proveedores de MOOC (Cousera, sin ir más lejos), su modelo de negocio aún está en formación y es posible que su flexibilidad sea mayor que la de las instituciones existentes

  1. DESCENTRALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS

Horn ha hecho la predicción: el 50% de los y las estudiantes estadounidenses habrán hecho, al menos, un curso en línea. Esto no quiere decir que substituyan a las universidades y otras instituciones académicas de educación formal, pero suponen un gran salto en lo que se refiere a pequeños servicios.

  1. ABORDAR LAS DIVERSAS NECESIDADES DEL ESTUDIANTE

“Cada estudiante tiene diferentes necesidades de aprendizaje en cada momento”. La Educación online tiene un punto fuerte en responder y solucionar de forma eficiente la instrucción individualizada

En el terreno académico más formal podemos estar discutiendo años sobre inteligencias múltiples, nuevos tipos de programación, estilos de aprendizaje, motivación, ludificación… pero el aprendizaje online es intrínsecamente modular y, en ese sentido, responde a las demandas del mercado.

  1. RENDIMIENTO ECONÓMICO DE LA EDUCACIÓN

Un miembro del público preguntó a Horn si los MOOCs podrían desempeñar un papel determinante en esos casos en los cuales los  y las estudiantes no están interesados/as en obtener un valor, directamente, del (mucho) dinero que han invertido en una educación de calidad sino, sencillamente, cursar horas de clase para completar su formación (a modo de “un medio para un fin”). Aunque los MOOC no sean la panacea, sí pueden ser la respuesta en algunos casos a esta demanda

  1. COMIENZO DEL IMPACTO SOBRE EL BACHILLERATO Y E.S.O.

De hecho, seguramente, en muchos casos, será un impacto mayor en el Bachillerato que en la Educación Superior” La irrupción de instituciones como MIT, Stanford o Harvard en el terreno de la Educación Online dota a los MOOC de prestigio.

http://www.escuela20.com/mooc-curso-online/articulos-y-actualidad/5-modos-en-los-que-los-mooc-estan-alterando-la-educacion_3094_42_4597_0_11_in.html

 

2 METODOS EDUCATIVOS

Dentro de la comunicación merece una atención especial en todas las instituciones educativas, ya sea por la frecuencia de uso (siendo esta mayor que el de la escrita) como también porque la tradicional falta de sistematización de los procesos y formalizaciones de la enseñanza y el aprendizaje en este campo, exige un innovador esfuerzo en cuanto al rigor metodológico para el diseño de materiales didácticos específicos, así como para la concreción de los instrumentos de evaluación. Siendo el proceso docente educativo el que prepara a los estudiantes para insertarse en una sociedad democrática como la nuestra, cuyos principios se sustentan en la participación activa, la tolerancia, el respeto para una convivencia plural que reclama la práctica en la toma de la palabra, el diálogo y la escucha.

En la enseñanza –aprendizaje hay que tener en cuenta la lengua actual, permitiéndole al docente elevarse desde la realidad lingüística inmediata, próxima, real que utiliza el alumno como usuario de la lengua, hasta los niveles en que este perciba que la lengua puede convertirse en una gran obra de arte. La enseñanza-aprendizaje se realiza como un diálogo real y fructífero, basado en la convicción de que los hábitos verbales son modificables y por consiguiente, mejorable.

A la gran mayoría de los maestros les interesa que nuestros alumnos estén motivados por aprender lo que les enseñan o, mejor aún, que estén motivados  Por aprender por cuenta propia. Sin embargo, es una preocupación observar que varios alumnos no encuentran ese estímulo, ese “gradiente” o factor impulsor que los interese en involucrarse con el maestro en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Muchos de ellos, quizá la mayoría, se encuentran solamente motivados por aprobar el curso, obteniendo una buena calificación y terminar la carrera lo antes posible, con un mínimo de esfuerzo y complicación. Es interesante comentar que los niños están impulsados por la curiosidad de aprender nuevas cosas, no siempre las que les pretenden imponer sus propios maestros. El niño, ávido por conocer el “por qué de las cosas” frecuentemente se desestimula progresivamente, se desmotiva gradualmente y su pasión por aprender nuevas cosas va disminuyendo. Se inicia el proceso de desmotivación.

El aprendizaje tiende a convertirse en un compromiso y obligación, más que en un disfrute por sí mismo. A nivel profesional, varios alumnos abandonan la carrera antes de terminar el proceso. La eficiencia terminal de titulación es frecuentemente menor del 50%. Inclusive, muchos alumnos pasantes dejan de de obtener su título profesional presentando su examen escrito (tesis u otro mecanismo similar) y oral, al estar posiblemente motivados por otros estímulos, como los laborales. En el alumno de posgrado suceden situaciones similares. Es de señalar que muchas veces el maestro observa que en su clase asisten un cierto número de alumnos, aparentemente interesados en la clase, pero varios de ellos se encuentran mentalmente ausentes, reflexionando sobre otros temas de su verdadero interés en ese momento. En resumen, un gran reto que se presenta para el maestro es lograr una motivación genuina de sus alumnos por aprender. Y, si no lo considera él mismo como reto, quizá también y más preocupantemente, es que el académico esté desmotivado por enseñar.

Bibliografia:

Báez García, Mireya. Hacia una comunicación más eficaz. Editorial Pueblo y Educación. Cuba. 2006.

Figueredo Escobar, Ernesto. Técnica del habla. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana, 1989.

González Castro, Vicente. Profesión: comunicador. Editorial Pablo de la Torriente. Ciudad de la Habana, 1989.

Plan de estudio de la carrera de Comunicación Social. Universidad de la Habana.

Ruiz Iglesias, Magalys. Didáctica del enfoque comunicativo. Méjico, 1999.

Ames, C. 1992. Classroom goals, structures, and student motivation. J. Educational Psychol. 84(3):261-271. Anaya-Durand, A. 2008. Comunicación personal. Bazúa-Rueda, E. 2008. Comunicación personal. Cyrs, E. T. 1995. Essential skills for college teaching: Creating a motivational environment. Educational Development Associates. Tomado de Motivación, aprendizaje y rendimiento escolar. En García-Bacete, F.J., Doménech-Betoret, F. REME. 1(0). Dirección electrónica: http://reme.uji.es/articulos/pa0001/texto.html Condry, J., Chambers, J. 1978. Intrinsic motivation and the process of learning. En The Hidden Costs of Reward. Lepper, M.R., Greene, D. Eds. Lawrence Erlbaum Associates. Pp. 61-84. Hillsdale, NJ. EEUU. Franken, R. 1994. Human motivation. Brooks/Cole Ed. 5a ed. Pacific Grove, CA. EEUU. Goleman, D. 1996. Inteligencia emocional. Ed. Kairós. Barcelona, España. Kooker, E. W. 1976. Changes in grade distributions associated with changes in class attendance policies. Psychology. 13(1):56-57. Kleinginna, P.R., Kleinginna, A.M. 1981. A categorized list of emotion definitions, with suggestions for a consensual definition. Motivat. Emot. 5:345–379. Lepper, M.R. 1988. Motivational considerations in the study of instruction. Cognition and Instruction. 5(4):289-309. Maslow, A. H. 1943. A Theory of Human Motivation. Psychological Review. 50:370-396. Maslow, A. 1954. Motivation and personality. Harper Ed. Nueva York, NY. EEUU. Maslow, A., Lowery, R. (Ed.). 1998. Toward a psychology of being. Wiley & Sons. 3a ed. Nueva York, NY. EEUU. Omrod, J.E. 2010. Educational psychology: Developing learners. Prentice Hall Pub. Nueva York, NY. EEUU. Pekrun, R. 1992. The impact of emotions on learning and achievement: Towards a theory of cognitive/motivational mediators. Applied Psychology: An International Review. 41(4):359-376. Pintrich, P. R. 1994. Student motivation in the college classroom. En Handbook of college teaching: Theory and application. Pritchard, K. W., McLaren Sawyer, R. Eds. Pp. 23-24. Greenwood Press. Westport, CN. EEUU. Richardson, S.A., Noble, R.D. 1983. Anxiety: Another Aspect of Problem Solving. AIChE Symposium Series on Problem Solving. 79(228):28-32. Sandoval-González, R, 2008. Comunicación personal. Stipek, D. 1988. Motivation to learn: From theory to practice. Prentice Hall. Englewood Cliffs, NJ. EEUU. Yerkes, R., Dodson, J. 1908. The relation of strenght of stimulus to sapidity of habit formation. J. Comparative Neurology and Psychology. 18:459-432.

3 APORTAR VALORES

Todos los estudiantes deberíamos tener estas capacidades:

Altas competencias en lectura y escritura. Saber comunicar usando palabras, números, imágenes…navegar diestramente por las superautopistas de información a través de redes electrónicas, porque saber leer y escribir ya no es un simple problema de alfabetización; es un auténtico problema de supervivencia.

Altas competencias en cálculo matemático y resolución de problemas. Aprender a resolver problemas. Para hacerlo se necesitan estrategias y métodos adecuados, que se basan en lógicas distintas según la naturaleza del problema. Cada área de problemas debe ser resuelto con un método específico. Y éstos se aprenden y deben ser enseñados en cada uno de los campos del saber: matemática, geografía, lengua, relaciones humanas. Esto también es un compromiso de la escuela elemental.

Altas competencias en expresión escrita. Saber describir. analizar, comparar, es decir saber exponer con precisión el pensamiento por escrito. No es posible participar activamente en la vida de la sociedad-mundo si no se es capaz de manejar signos, símbolos, datos, códigos, manuales, directorios, bibliotecas, archivos. Para ser productivos en el trabajo hay que saber operar equipos computarizados y para hacerlo se necesita precisión en el lenguaje escrito.

Capacidad para analizar el entorno social y comportarse éticamente. Ser democrático. Saber intervenir y participar en el ejercicio de la ciudadanía. Ser ciudadano significa ser una persona crítica, capaz de convertir los problemas en oportunidades; ser capaz de organizarse para defender intereses y solucionar problemas sin violencia a través de la deliberación y la concertación, respetando las reglas y las leyes establecidas.

Capacidad para la recepción crítica de los medios de comunicación social. Los medios de comunicación no son un simple pasatiempo. Producen y reproducen nuevos saberes, éticas y estilos de vida. Ignorarlos es vivir de espaldas al espíritu del tiempo. Todos tienen que ser receptores activos de los medios de comunicación (cine, televisión, radio, revistas..) para poder analizarlos y para expresarse en sus lenguajes.

Capacidad para planear, trabajar y decidir en grupo. Saber asociarse, saber trabajar y producir en equipo, saber concertar, son saberes estratégicos para la productividad y fundamentales para la democracia. La capacidad de planear, trabajar y decidir en grupo se forma cotidianamente a través de un modelo de autoestudio y autoaprendizaje cooperativo, con el apoyo de guías técnicamente elaboradas, que le permiten al niño y al joven ir produciendo conocimiento.

Capacidad para ubicar, acceder y usar mejor la información acumulada. En el futuro próximo será imposible ingresar al mercado de trabajo sin saber ubicar datos, personas, experiencias… y menos aun sin saber cómo usar esa información para resolver problemas. Hace falta saber consultar en las bibliotecas, hemerotecas y videotecas, centros de información y documentación, museos, revistas científicas, bases de datos, redes electrónicas. Se requiere también saber describir experiencias, sistematizar conocimientos, publicar y difundir trabajos. Todos tienen que aprender a manejar información.

Un rasgo indudable de esta nueva era es la importancia sin precedentes que adquiere el saber científico tecnológico. Son claras las tendencias que indican que ingresamos en la era del conocimiento. Todos los sistemas económicos descansan sobre una ‘base de conocimientos’. Todas las empresas dependen de la existencia previa de este recurso, de construcción social. A diferencia del capital, el trabajo y la tierra, aquél suele ser desdeñado por economistas y ejecutivos cuando determinan las aportaciones precisas para la producción. Y, sin embargo, este recurso es el más importante de todos.

Es el más importante porque es el más humano. Porque sólo conoce (aprende) el ser humano, pero también porque el conocimiento tiene virtudes intrínsecamente democráticas. A diferencia de las fuentes de poder tradicionales (la fuerza, el dinero, la tierra) el conocimiento es infinitamente ampliable. Su utilización no lo desgasta sino que, al contrario, puede producir más conocimiento. Un mismo conocimiento, puede ser utilizado por muchas personas y su producción exige creatividad, libertad de circulación, intercambios, críticas constructivas, diálogo. Todas ellas condiciones propias de una sociedad democrática.

Las competencias están en el medio entre los ‘saberes’ y las ‘habilidades’. Entonces, las competencias, como conjunto de propiedades inestables de las personas, que deben someterse a prueba permanentemente, se oponen a las calificaciones que se medían por un diploma y por la antigüedad en la tarea. Lo importante hoy es SER COMPETENTE, que quiere decir saber hacer cosas, resolver situaciones. Pero como las situaciones son cada vez más complejas, ser competente requiere por un lado de muchos saberes, teóricos y prácticos, y por otro de mucha imaginación y creatividad.

Por esto no alcanza con reformas que cambien los programas de estudio que, como todos sabemos, es absolutamente imperativo, y se está haciendo; también hay que cambiar los enfoques de las disciplinas que se enseñan, incluir nuevos campos disciplinarios (como tecnología, inglés o computación), y cambiar las metodologías de enseñanza. Pasar de los saberes a las competencias como meta de la enseñanza es realmente importante no solamente porque en una democracia todos tienen derecho al conocimiento válido, sino también porque la buena formación de todos los ciudadanos es hoy el mejor pasaporte hacia una sociedad productiva e integrada socialmente.

BIBLIOGRAFIA

AGUERRONDO, Inés: “La calidad de la educación, ejes para su definición y evaluación”, La educación. Revista Interamericana de Desarrollo Educativo, Nº116, III, 1993, OEA, Wash. DC

AGUERRONDO, Inés: “¿Es posible impartir educación de calidad con menores costos?”, en Perspectivas, Revista trimestral de Educación Comparada, Vol XXVII, nº2, junio 1997.ALBERT Michel, Capitalismo contra capitalismo, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1992;

COLL César; POZO, Juan Ignacio; SARABIA, Bernabé y VALLS, Enrique: Los contenidos en la Reforma. Enseñanza y aprendizaje de conceptos, procedimientos y actitudes, Ed.Santillana/AulaXXI, Buenos Aires, 1994

DRUCKER, Peter: The Age of Dicontinuity,Heinemann, Londres, 1969.

EDUCATIONAL STATE COMMISSION DE LOS ESTADOS UNIDOS: Informe SCANS, Washington, 1988

FEIJOÓ, María del Carmen: ‘Inglés más computación’, en E. Villanueva (coord), Empleo y globalización. La nueva cuestión social en la Argentina, Quilmes, Universidad Nacional de Quilmes, 1997

FERRARO, Ricardo: Educados para competir, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1995

GALLART, María Antonia: La escuela técnica: lógica pedagógica vs. lógica empresaria, Buenos Aires, 1988, mimeo.

GORZ, André: Métamorphoses du travail, Ed. Galilée, Paris, 1988;

MATUS, Carlos: Planficación de Situaciones, Caracas, CENDES, 1976

RATINOFF, Luis: “Devaluación y privatización de la enseñanza en América Latina”, en Boletín dl Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe, Nº39, OREALC-UNESCO, Abril de 1996.

REICH,Richard: El trabajo de las naciones, Editorial Vergara, Buenos Aires,1993

SCHWEINHEIM, Guillermo, “Innovación en administración, gestión y políticas públicas ¿es idéntico a modernización?” en Revista de Investigaciones del INAP, Nueva época, nº0, Argentina, segundo semestre 1998.

TEDESCO, Juan Carlos: El nuevo pacto educativo, Grupo Anaya SA, Madrid, 1995

TISHMAN, Steven: Seven Thinking dispositions, Purposes and Key moves, Harvard Universitiy, 1994 (mimeo)

TITMUSS, Richard: Política Social, Editorial Ariel, Barcelona, 1981

TOFFLER Alvin, El cambio del poder, Ed. Plaza y Janés, Barcelona, 1990.

TOFFLER, Alvin y Heidi: La creación de una nueva civilización, Plaza y Janes Editores, SA, Barcelona, 1995

Notas:  Algunos de ellos son: Michel Albert, Capitalismo contra capitalismo, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1992; André Gorz, Métamorphoses du travail, Ed. Galilée, Paris, 1988; Robert Reich, El trabajo de las naciones, Ed. Vergara, Buenos Aires, 1993; Alvin Toffler, El cambio del poder, Ed. Plaza y Janés, Barcelona, 1990.

Solo a título de ejemplo citamos el conocido informe SCANS (1988) producto de un Taller organizado por la Educational State Commission de los Estados Unidos con representantes de las empresas más importantes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s